SOLO POR GRACIA
G-12 EN CHILE
TEMPORADA DE CIRCO
¿AVIVAMIENTO O APOSTASIA?
ROMERIAS EVANGELICAS
TIEMPOS DE APOSTASIA
INMACULADA CONCEPCION DE MARIA
EVANGELIO DIET
MONOLOGOS CRISTIANOS
EL BANQUETE DE BELSASAR
EL EVANGELIO DE LA PROSPERIDAD
LA NUEVA ALABANZA Y EL SINCRETISMO RELIGIOSO
EVANGELICOS EN REUNION GAY
LOS NICOLAITAS
LA IGLESIA, PUPILO DEL ESTADO
LA TUMBA PERDIDA DE JESUS
LA SEMANA SANTA
LLUVIA DE ORO
MANDAS EVANGELICAS
LA BIBLIA, LA INJUSTICIA SOCIAL, LA POLÍTICA Y LOS HIJOS DE DIOS
ALO JESUS
PASTORAS ¿QUE DICE LA BIBLIA?
LOS SENSUALES
JESÚS: ¿UN HOMBRE O DIOS HOMBRE?
LA IGLESIA Y EL ESTADO

LOLA, UN HOMBRE EN CUERPO DE MUJER
LA RELIGION AL SERVICIO DE SATANAS
LA VIGENCIA DE LOS APOSTOLES ¿QUE DICE LA BIBLIA?
ITINERARIO DE UN APOSTOL ACTUAL
NO TOQUEIS AL UNGIDO
SATANAS, ¿UN SER O LA PERSONIFICACIÓN DEL MAL?
DIALOGOS ECUMENICOS
LOS POKEMONES AL SERVICIO DE SATANAS
ATAQUES CONTEMPORANEOS A LOS FUNDAMENTOS BIBLICOS
Yuri elegida reina de festival homosexual en Estados Unidos
¿ES LA BIBLIA LA PALABRA DE DIOS?
HOMBRES AMADORES DE SÍ MISMOS
¿DONDE ESTAN LOS CLASICOS DE PÚLPITO?
¡LOS EVANGELICOS TIENEN FESTIVAL!
LA DIVA AL SERVICIO DE SATANAS
DAD, PUES, A CESAR LO QUE ES DE CESAR Mateo 22:21
EL ESTUDIO GIGANTE ¿PARA CRISTO O PARA EL DIABLO?
A LA SOMBRA DEL ANTICRISTO
LOS AZOTES DE DIOTREFES
MANUAL DE HOMOSEXUALISMO PARA COLEGIOS
ALTARES EVANGELICOS
FORMAS Y PRINCIPIOS
UNA CARCOMA LLAMADA ENVIDIA
¿DE QUE HABLAMOS LOS CRISTIANOS?
SEÑOR, ¿QUE QUIERES QUE YO HAGA?
DOMINIONISMO: LA TEOLOGIA DEL REINO AHORA KINGDOM NOW
¿Una iglesia con propósito o el propósito de la iglesia?
EL RELATIVISMO Y LA VERDAD ABSOLUTA
LEVANTANDO BECERROS DE ORO
APRENDIENDO A OBEDECER
SER PROTESTANTE
EL FESTIVAL DE LUIS PALAU
¿POR QUE TAN DIVIDIDOS?
CONTINUA REFORMA
ATAQUES CONTEMPORANEOS A LOS FUNDAMENTOS BIBLICOS

Imagen
INTRODUCCION
Nadie podría negar que una de las características de los últimos tiempos, es el engaño manifestado en medio de doctos postulados y ensayos doctrinales. Nadie se para a enseñar algo sin fundamento. Cada maestro o predicador que se para tras un pulpito, tiene que sustentar su enseñanza, y para eso, la Biblia mal utilizada, ha sido un verdadero caldo de cultivo para la propagación de verdaderos ataques en contra de los fundamentos bíblicos.

Por ejemplo, los maestros que surgen a mediados de la década de los setenta, Paul Crouch, Jim Baker, Rex Humbard, Billy Graham etc., con innovadoras ideas dentro del pueblo de Dios, dando énfasis a la prosperidad y a la conquista mediante estrategias ecuménicas, o los afamados David Cho (ex Paul Yonggi Cho), John Wimber, Benny Hinn, Morris cerillo, entre otros que aparecieron al inicio de la década de los noventa, han basado su enseñanza en la Biblia.
Hoy tenemos un sinnúmero de “maestros” que siguiendo los mismos pasos, instruyen con falsas enseñanzas, sin embargo, todas basadas en la Biblia. Es aquí cuando surge la pregunta ¿Cómo es posible que haya tantas enseñanzas diferentes basadas en un mismo libro?

Para responder a esta pregunta, es necesario estudiar las corrientes de pensamientos que están invadiendo institutos bíblicos y seminarios, que se han transformado en verdaderas fábricas de apóstoles fraudulentos que enseñan el engaño de su propio corazón. Ya no es el valor literal de las sagradas escrituras lo que prevalece, sino que la interpretación más pintoresca, conmovedora o profunda, es la que se escoge y se enseña.
El apóstol Pablo nos entrega una advertencia que cobra una sorprendente vigencia porque es justamente lo que esta ocurriendo hoy:

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” 1 Timoteo 4:1
Los ataques en contra de los fundamentos bíblicos, son parte de la estrategia del padre de mentira y sus demonios. El cúmulo de doctrinas erróneas y una gran muchedumbre que ha apostatado, es decir, volverse de la verdad hacia la mentira, es el espectáculo en religión que nos permite divisar con nitidez que los tiempos que vivimos son los finales y que el regreso del Señor Jesucristo ha de ocurrir en cualquier momento.

En esta oportunidad vamos a estudiar las corrientes de pensamientos y algunos ejemplos que nos permitirán entender el origen de los ataques contemporáneos a los fundamentos bíblicos.
1.- SINCRETISMO RELIGIOSO

El diccionario define la palabra sincretismo como la “reconciliación de ideas, doctrinas o posturas que están por naturaleza en pugna o diametralmente opuestas entre sí”.
En la actualidad, la mala interpretación bíblica ha permitido la adopción de un sin fin de costumbres, ritos, entretención, etc., cuyos orígenes son ajenos a la voluntad de Dios y que están en completa rivalidad con los preceptos bíblicos.
A esta adopción se le llama sincretismo y el afán de todo, es conciliar doctrinas o creencias abiertamente opuestas, y pretender transformarlas con un fin determinado.

Este razonamiento practicado cada día en más congregaciones, ha permitido el libre acceso del ecumenismo dentro de la iglesia y la inclusión de aberrantes prácticas atentatorias a la sana doctrina. Por ejemplo, la música rock o el hip hop fueron estilos musicales creados en un espíritu de rebeldía social y con el deliberado consentimiento del uso de drogas, alcohol y sexo para su propagación. Muchos razonan que esta música puede ser utilizada para rescatar a jóvenes que la propagan, por lo tanto es necesario cristianizarla. Esto es sincretismo.
Recuerdo las palabras del pastor coreano Yonngi Cho que aprobaban la idea de tomar materias ocultistas y cristianizarlas en su forma de cristianismo. El decía: “…si el diablo puede realizar tales sanidades, ¿por qué la iglesia de Cristo no podrá hacer mucho más? ( Libro la Cuarta Dimensión )

La consecuencia de todo este sincretismo religioso que esta incorporando cada vez, más prácticas mundanas en el interior de la iglesia, se están haciendo ver con mucha claridad.
Por cierto que las multitudes que siguen a este tipo de cristiandad no tiene ninguna intención de conocer a Dios en profundidad y seriedad. Hagamos un experimento: Quitémosle por un mes la música rock, a un joven que dice haber sido convertido a través de ella, sometámoslo a reuniones devocionales e intensos estudios de la Palabra de Dios, y veamos los resultados. Es casi seguro que no asistirá a reuniones. Lo he visto, nadie me lo ha contado.
¿De que se esta llenando la iglesia, de convencidos a través de la música, del baile y de los atractivos eventos? ¿O de verdaderos convertidos a través de la gracia soberana de Dios que opera por medio de su poderosa Palabra? No nos engañemos; los resultados de la bendición de Dios, no son numéricos.
“Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:14)

Es tiempo en que debemos decir basta de razonamientos humanos, de análisis de reingeniería dentro de la iglesia y de estrategias humanas para “salvar almas”. Debemos entender que solo la gracia de Dios transformará al joven drogadicto o al criminal. No podemos pretender dar poder y efectividad a la Palabra de Dios, la cual está llena de poder; es absurdo y ofensivo a su gracia soberana. Imagínese que Cristo le hubiera dicho a la adultera, sigue adulterando para rescatar a los adúlteros.
La música a modo de ejemplo...
Es muy frecuente escuchar ideas de modernización dentro de la iglesia, y específicamente respecto al la música.
Los himnos tradicionales, históricamente aprobados, ya no son apetecidos ni valorados por esta oleada de cultores de la “nueva alabanza”. La búsqueda de resultados numéricos y de transformar la iglesia en un núcleo atractivo para el mundo, ha dado pie a una verdadera oleada sincretismo religioso, pretendiendo fusionar lo santo con lo profano a fin de evangelizar.
No obstante, el tema no resiste análisis; el pretender igualar y hasta reemplazar a los himnos tradicionales por la nueva alabanza, nos revela el indigente estado espiritual y la ruina de la iglesia. Las composiciones tradicionales son verdaderos estudios doctrinales, lleno de alabanza a Cristo y su gracia. La nueva alabanza no hace otra cosa que repetir un par de frases y ensalzar la virtud humana por sobre la gracia de Dios, y para que hablar de la música que acompaña a estas famélicas composiciones, porque los ritmos sensuales y casi eróticos que hoy se elevan como alabanzas a Dios, son realmente impresentables.
La nueva alabanza apunta a satisfacer al viejo hombre y no al espiritual. Es una gama de sonidos, melodías y ritmos que invitan al zangoloteo. La Biblia es muy específica en declararnos cual es la línea de los cánticos que deben estar dentro de la iglesia, veamos:
“...hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones” Efesios 5:19
“cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales” Colosenses 3:16
En ambos textos, el adjetivo que califica a los cánticos es la palabra ESPIRITUALES. Los cánticos elevados a Dios deben tener este sello. Los cánticos espirituales apuntan a ensalzar a Cristo y a su obra con la letra, y a elevar el espíritu hacia Dios, con la música. Sin duda, que la nueva alabanza carece de este principio. Si bien, la letra puede hablar de Cristo, pero con la música se arruina todo.
Es muy importante considerar el tipo de música que utilizamos dentro de nuestras reuniones, porque no estamos para agradarnos a nosotros mismos, sino que debemos comprobar lo que es agradable a Dios (Efesios 5:10) A Dios jamás le han agradado las mixturas. Presentar el texto de Juan 3: 16 al los sones del hip-hop, de la salsa o de la estridencia de una guitarra eléctrica, es como pretender unir el aceite y el vinagre. Esto es un asunto de Perogrullo, sin embargo la soberbia humana, impide aceptarlo como la verdad categórica y radical.
La nueva alabanza ha permitido el surgimiento de muchos intérpretes que han descubierto un nicho comercial de suculentas rentas. El medio les obliga a comportarse bajo los parámetros del secularismo. La sensualidad en las mujeres, tales como Jacy Velásquez es por decir lo menos, escandaloso y la actuación circense de hombres como Marcos Witt, no amerita mayores comentarios. Son los frutos de esta “nueva alabanza” en tiempos de apostasía.

En la actualidad, la nueva alabanza ya está muy arraigada en muchas congregaciones que como consecuencia, han transformado la libertad en libertinaje. Esta “licencia” ha permitido que costumbres naturales del mundo, se hayan incorporado deliberadamente dentro de las reuniones. De esto se desprende la triste realidad, de que en lugar de tener un mundo cristianizado, tenemos una iglesia mundana. Café concert “cristiano”, desfile de modas “cristiano”, recitales “cristianos”, completadas y tragos “cristianos”, etc., son algunas de las actividades que muchas congregaciones practican so pretexto de que Cristo les ha hecho libres.
La vestimenta con poco pudor de la mujer o el pelo largo, los aros y moños en los varones, la música sensual como “alabanza”, etc., son las clásicas características de los cristianos de hoy. Esto ha ocurrido debido a la mala interpretación de lo que significa la gracia y la libertad que Dios nos ha otorgado, y a no entender la gran diferencia que existe entre una interpretación bíblica legalista y otra temerosa y subordinada a las instrucciones y deseos del Señor.

“¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo”? (Lucas 6: 46)
La otra vez tuve la oportunidad de escribirle un mail a un hermano de una conocida congregación cristiana de Santiago. Ellos estaban haciendo una invitación para que los hermanos se inscribiesen en clases de artes marciales “cristianas” próximas a desarrollar. Yo le hice ver que no parecía existir en las escrituras compatibilidad alguna con ese tipo de disciplinas altamente ocultistas, y le cite algunos pasajes bíblicos que no aprueban de ninguna manera, las prácticas de defensa personal. Lamentablemente, este hermano antes de meditar y buscar respuestas en la Palabra de Dios, se limitó a decirme que yo era un legalista y que tenía que entender que la gracia de Dios les había hecho libres.
A raíz de esto, me puse a meditar acerca de la libertad a que nos ha llamado Cristo, llegando a la conclusión de que esta libertad otorgada por la gracia de Dios, debe estar sujeta y subordinada a la Palabra de Dios, y ella nos enseña que si bien, todas las cosas son lícitas, no todas convienen ni edifican (1Corintios 6: 12 / 10: 23). Por consiguiente, la libertad en Cristo otorgada por la gracia de Dios, esta en completa subordinación a lo que conviene y edifica, según lo establece la Biblia. No debemos confundir la gracia con libertinaje, ni el legalismo con la verdadera sumisión a los preceptos bíblicos entregados a la iglesia.

En resumen, el sincretismo en su amplio espectro, no es la formula que Dios nos ha entregado para ser efectivos en nuestra tarea de evangelizar.
No podemos aprobar la idea de tomar materiales paganos, vestirlos de cristiano y entregarlo como la panacea espiritual al mundo. Dios nunca aprobó las mixturas con la idolatría y con las costumbres de las naciones. ¿Quién nos ha autorizado hoy para mezclar, en pro de la evangelización, la luz y las tinieblas? Meditemos en esto, y no nos justifiquemos en la falsa interpretación de la libertad que nos da la gracia de Dios, y no desechemos esta observación, diciendo que solo es un análisis legalista y farisaico.
He aquí lo que Dios nos enseña:
“Que comunión la luz con las tinieblas? ¿Que concordia Cristo con Belial? ¿Y que acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? …Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo” (2corintios 6:14-18)

2.- El RELATIVISMO RELIGIOSO
El concepto del relativismo apunta básicamente a eliminar cualquier posibilidad de lo absoluto. Según esta corriente de pensamiento, nada es totalmente absoluto y todo depende del punto de vista con que se mire.
Esta idea se ha enquistado en la iglesia cristiana. Hoy no se eleva el concepto absolutista de la verdad, sino que se presenta una distorsionada idea de ella. Se dice: “ti tienes tu verdad, yo tengo la mía”.

Esta filosofía ha permitido el tanto éxito del ecumenismo. La formula para unir los diferentes credos, debe tener el ingrediente del relativismo. Muchos han defendido la afamada frase: “La doctrina nos divide, pero el amor nos une” y aceptar aquella premisa pasa obviamente por someterse a la idea relativa de la verdad.

El relativismo ha dado un fuerte impulso de unificar todas las religiones y ha invertido mucho en la difusión de cualquier idea, sea esta mística o religiosa, que apunte a la unión de los diferentes credos religiosos.
Fue bajo esta premisa que nace en Nueva York en 1847 la Sociedad Teosófica, fundada por una mujer ocultista (médium) llamada Helena Blavatsky y cuya enseñanza iba dirigida a lograr la síntesis de la religión, la ciencia, la filosofía y la psicología.

Como dijo Blavatsky: «Nuestro propósito más importante es resucitar la obra de Ammonius Saccas», ya que la labor de su escuela fue la de «reconciliar a todas las religiones, sectas y naciones bajo un sistema común de ética, fundado en verdades eternas». La finalidad de Saccas era la de «persuadir a gentiles y cristianos, judíos e idólatras, de que abandonaran sus disputas y luchas, teniendo en cuenta que todos poseían la misma verdad bajo varias formas»

La escuela teosófica y su idea del relativismo de la verdad, trascendió con mucha fuerza hacia el siglo XX y dio a luz una nueva corriente de pensamiento, cuya gestación fue en la mente de una poetisa norteamericana llamada Marilyn Ferguson, quien en el año 1980 publica su libro “La conspiración de acuario” que vino a ser un verdadero manual del concepto llamado “La nueva era “.


La nueva era, no es nada nuevo. Es el resurgimiento de ideas y tendencias asentadas por miles de años en la cultura hindú budita. Conceptos como el karma, la reencarnación, el yoga y obviamente la escuela de la verdad en sentido relativo, es parte de esta filosofía diabólica que ahora ha conquistado al mundo de occidente.
La nueva era ha penetrado en todos los poderes fácticos y lo más inverosímil, ha entrado en la iglesia.

Un sin número de hombres supuestamente “siervos de Dios”, tales como David Yonggi Cho, Kenneth Coppeland, Hagin, Benny Hinn, entre otros, han enseñado técnicas de la nueva era en sus discursos llenos de relativismo.
Se habla de visualización, de activación del poder de la palabra o confesión positiva y de incubar anhelos, etc., etc. Y como es la tónica de la apostasía, existe una muchedumbre que los sigue.
“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.”
2 Timoteo 4:3-4
El relativismo y su idea de eliminar lo absoluto, ha dado pie al afamado movimiento ecuménico del cual hemos hablado tanto y que para muchos ya es casi un discurso majadero y añejo. No obstante, el tema cobra tanta vigencia, que es necesario volver a repasarlo.

A través de la Biblia, observamos con bastante precisión la continua tendencia del hombre hacia la unificación. Por ejemplo el episodio de la torre de Babel o años más tarde encontramos al pueblo de Israel en constantes mixturas con el paganismo de aquellos pueblos que lo cercaban.
“Temían a Jehová, y honraban a sus dioses, según la costumbre de las naciones de donde habían sido trasladados” 2 Reyes 17:33

Esta constante de relativismo religioso es lo que tarde o temprano da vida a la unificación religiosa. En la actualidad se conoce como ecumenismo y es la presunción seudo cristiana de tratar de unir a todos los credos religiosos bajo el amparo de una religión universal.

El movimiento ecuménico, como estrategia de unificación se inicia a finales del siglo XIX y a principios del XX. Ya en 1948, posterior a la segunda guerra mundial, líderes de diversas iglesias se reúnen en Ámsterdam (Holanda) y forman el Consejo Mundial de Iglesias (CMI). En aquella oportunidad participaron representantes de 147 iglesias de todo el mundo.
Como vemos, la idea de la unificación y de romper barreras que dividen a las iglesias, es la incesante búsqueda que esta organización esta promoviendo bajo los conceptos de relativismo y ecumenismo, perturbando el evangelio bíblico y la sana enseñanza legada por nuestro Señor Jesucristo.
Sin duda, que una vez concluido el concilio Vaticano Segundo, iniciado por el papa Juan XXIII y culminado por el papa Paulo VI, el movimiento ecuménico tomo mucha mas fuerza, con la cual emergieron hombres con cariz evangélico que empezaron ha cautivar a multitudes para arrástralas a este mover del espíritu del anti Cristo llamado ecumenismo. Ahí tenemos a personajes tan nombrados como Billy Graham, Rex Humbard, Paul Crouch, entre otros, que han sido los promotores y profetas de la unificación religiosa. Todos han estrechado su mano con el papa de Roma.

Tiempo después se hizo muy popular el dicho: “todos los caminos conducen a Roma” que después apareció en otra versión: “Todos los caminos conducen a Dios”.
La idea relativista de la verdad, han llevado a pensar que todas las religiones enseñan del mismo Dios y que no existe un concepto absoluto de la verdad.

El Señor Jesucristo jamás dejo su enseñanza en un mar de incertidumbres, ambigüedades o en medio de conceptos relativistas. Su discurso, lejos de toda diplomacia, y con el sello absoluto de la verdad, no era muy apetecido por la muchedumbre. A nadie le gusta que le digan NO o SÍ en forma absoluta, es mucho mas amigable hablar de “tal vez”, “mas o menos”, etc. Cristo jamás habló de medias tintas o claros oscuros. Nunca dejo entrever una enseñanza relativista, por el contrario, el nos deja un pasaje extraordinariamente absolutista:
“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mi” Juan 14:6
Nuestro amado Señor y Salvador Jesucristo no utilizó el artículo indeterminado “UN o UNA”, como para dejar cabida a que pueden existir varis caminos o varias verdades. La verdad es solo una en sentido absoluto.

No existe otra verdad, y si así fuera, una de las dos sería mentira. No pueden haber dos verdades, de la misma forma no existe varios caminos para obtener la salvación. Cristo dijo “..Yo soy EL Camino”, el único camino para llegar a Dios. Aquí, no hay lugar para el relativismo religioso.


El mundo presenta un amplio abanico de religiones y cada una de ellas dice tener la verdad. José Smith, Charles T. Russell, Helena G. White, entre otros, dijeron ser poseedores de la verdad. A la luz del relativismo, tal vez estos tres personajes pueden ser portadores de “sus verdades”, pero a la luz de la Biblia, son unos mentirosos, porque sus enseñanzas no son las de Cristo. Así de categórico ha de ser nuestro análisis.

En resumen, el relativismo es otra de las estrategias de Satanás para confundir. El pretender eliminar el valor absoluto de la verdad, es lo mismo que negar a Cristo, porque él es LA VERDAD.
EL SEUDO AVIVAMIENTO
“Y todos los profetas profetizaban de la misma manera, diciendo: Sube a Ramot de Galaad, y serás prosperado; porque Jehová la entregará en mano del rey”
1 Reyes 22:12
Cada vez que leo este pasaje, más me convenzo de que la voz de la mayoría, no necesariamente es la verdad o el canal por medio del cual Dios manifiesta su voluntad. Estos eran como cuatrocientos profetas que al unísono apoyaban los deseos de conquista del rey Acab. Sin embargo, la perfecta voluntad de Dios había de ser expresada por un marginado profeta llamado Micaias a quien Acab aborrecía porque siempre tenía palabras de juicio mas que de avivamiento. El rey lo expresaba asi:
“Aún hay un varón por el cual podríamos consultar a Jehová, Micaias hijo de Imla; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza bien”
(1 Rey. 22: 8)

Y como era la tónica y la clásica frase de los verdaderos profetas de Dios al decir “Vive Jehová, que lo que Jehová hablare, eso hablaré” , Micaias en plena subordinación a la Palabra de Dios, advierte al rey Acab y a las mayorías, que los anhelos de conquista no iban a ser prosperados y que la derrota era inevitable. Como era de suponer, la arrogancia del clero y de la desenfrenada mayoría, aparece personificada claramente en los labios de un déspota Sedequias quien golpea al profeta Micaias diciéndole una frase tan vigente en nuestros días:
“¿Por dónde se fue de mí el Espíritu de Jehová para hablarte a ti?” ( 1 Rey. 22:24 )
Finalmente, y en resumen, Acab no hizo caso a lo que Palabra de Dios decía a través de su siervo Micaias, por consecuencia, la exploración y los anhelos de conquista de la región de Siria, Ramot de Galaad, fue un rotundo fracaso en medio de muerte y de sangre.
Hermanos amados, parece que esta experiencia que Israel vivió muchos siglos atrás, hoy cobra tal vigencia que sorprende la precisión de los acontecimientos y por cierto, su desenlace.
Hoy existe una gran mayoría que habla de conquista, de avivamiento y se dice que Dios esta sacudiendo los países, convirtiendo a millares de personas. Se habla de “ Chile para Cristo” de “ Tiempo de la siega” “Tiempo de conquista”, etc. etc. y dicha consigna mantiene a una muchedumbre tras esa meta.
Hay pastores y líderes que tienen sus intereses puestos en este mundo, anhelando influencias, incursión en puestos políticos y un compromiso estrecho con el “cesar”. Es como que se han olvidado de palabras tan precisas como “nuestra ciudadanía esta en el cielo” (Filipenses 3:20) o es que han cortado y mutilado la Palabra de Dios con esas tijeras mágicas y carnales para olvidarse de las advertencias del juicio de Dios.

Ellos son “las mayorías”, “el grupo de los cuatrocientos profetas” , “el clero”, “el desayuno pastoral”, que se han instalado en un trono de realeza y se han arrogado ser la voz de Dios sin siquiera consultarle a él, y lo peor, no están dispuestos a cambiar de opinión.

Sus ansias de conquista y de dominio han predominado y llenado sus corazones, y se han olvidado definitivamente de las moradas celestiales y de amar la venida de Cristo.
La actividad de esta arrogante cristiandad que gobierna en nuestros días, es tan igual a la de Laodicea, aquella iglesia de Asia menor, que Apocalipsis la describe cono una comunidad autosuficiente, prospera económicamente y que de nada tenían necesidad, pero El Señor le advierte y la descubre como un cuerpo miserable, pobre, desventurado, ciego y desnudo. Que solemne diagnóstico.
Por otro lado, existe una minoría que pregona totalmente lo contrario. Mientras “los muchos” esta cautivados por la idea del avivamiento, “los pocos” están anunciando un tiempo de apostasía, de lobreguez y de engaños.
Por cierto que dicha minoría, no tiene mucho valor para el clero. La expresión es tan igual que la del antiguo Sedequias al decir : “¿quienes son estos? Tres o cuatro “pela gatos” que no tienen nada, ni siquiera una membresía abundante....”

La experiencia de los remantes fieles ( por la gracia de Dios ) , siempre fue igual. Nuestro Señor Jesucristo dijo algo bien preciso:
“ ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas” (Lucas 6:26)

Estamos cruzando un mar de confusión y engaño. Lo que parece ser la verdad, descubrimos que no lo es, y al revés, lo que parece increíble, aquello es la verdad.
He aquí, cuando nos damos cuenta de que es necesario estar en el secreto de Dios lejos de ideas universalistas y modernistas que pretenden cambiar el curso de la profecía.
Es como un caballo loco y sin freno, que va directo al precipicio, aunque con una fe inmensa, pero estéril, al pensar que al llegar al acantilado, saldrán unas alas que le permitirá pasar al otro lado. Eso es una falacia, un sofisma y un claro desprecio a aceptar lo que la Palabra de Dios dice. Dios jamás ha predicho un avivamiento para el último tiempo, por el contrario, Jesús dijo:
Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra? (Lucas 18:8)
Recordemos ahora la parte final de la profecía de Micaias, cuando se revela que un espíritu de engaño es el que cautiva a las muchedumbres y les impulsa a hacer lo que no conviene:
“El dijo: Yo saldré, y seré espíritu de mentira en boca de todos sus profetas. Y él dijo: Le inducirás, y aun lo conseguirás; ve, pues, y hazlo así. Y ahora, he aquí Jehová ha puesto espíritu de mentira en la boca de todos tus profetas, y Jehová ha decretado el mal acerca de ti.” ( 1 Rey. 22:22-23)
Tal vez alguien podrá decir ¿como es que Dios permite aquello? La respuesta es categórica, Dios hace lo que quiere porque es soberano. Nadie; ningún hombrecito podrá torcer el curso de la profecía.
Esta experiencia es la misma que el Espíritu Santo le revela al apóstol Pablo cuando dice:
“Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.”
(2 Tesalonicenses 2: 11-12)
En la actualidad hay un espíritu de error que se esta moviendo en medio de la iglesia, y que Dios, soberanamente lo ha permitido para que se manifieste quienes son los verdaderos y quienes no.
David Wilkerson los resumió en forma muy clara: “...hay un viento de maldad soplando en la casa de Dios...”

El apóstol Juan dice:
“Ellos son el mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye. Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.” (1 Juan 4:5-6)
¡Que gran receta ¡ Dios a través del apóstol Juan nos enseña a discernir y a como diferenciar los espíritus. El distintivo es la separación con el mundo, diferencia con el mundo y el desamor por el mundo.

Sin duda, las mayorías que pregonan avivamiento, conquista o tiempo de siega, son muy apetecidas por el mundo. Sus atrevidos espectáculos, sus cautivantes y rimbombantes eventos, son una verdadera alfombra roja del placer y del glamour muy propias del mundo. Es por esa razón, que el mundo oye a estas multitudes y acuden a ellas.

El ver emerger talentosos “showman” como Dante Gebel o el afamado Marcos Witt, que poseen esa clásica chispa y carisma artístico para mantener entretenidos a cientos de miles de personas embelesadas y disfrutando aquélla capacidad histriónica que estos señores tienen. Al final del show, una pequeña porción de la Biblia como pretexto y betún evangélico.
¡Que insulto al Señor! Cristo no es un payaso que desea entretener, bailotear con el mundo embriagado ni rogar a nadie. El es el Rey Soberano que hace lo que quiere y nosotros hombrecitos que debemos servirle.
Pero ¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de esto?

Alguien dijo por ahí, que más del 50% de la escritura es apologética, es decir, defensa de la fe. En la escritura encontramos abundantes pasajes que revelan la actividad de atalayas y profetas que insistían en advertir de los peligros que asechaban al pueblo. Obviamente, estos hombres no eran muy populares ni apetecidos por el pueblo, porque jamás la luz ha sido bien recibida entre las tinieblas. Hoy tampoco es la excepción.

El protagonista de este breve estudio es un desconocido e impopular profeta Micaias. Un hombre común y corriente, con virtudes y defectos, con logros y fracasos, pero con un distintivo divino y una credencial que lo autorizaba a hablar la voz del cielo, y todo, por la gracia de Dios.
Este es el paradigma que representa los remanentes que en la actualidad están nadando contra la corriente. Aquellos “salmones” espirituales que deben hacer frente a toda a una tempestad contraria que los cuestiona, y los descalifica.
Son aquellos “monos porfiados” que son golpeados y pisoteados, pero que vuelven a pararse obstinadamente cual Pablo cuando fue apedreado en Listra.
Dios nos advierte abundantemente y con una claridad extraordinaria, que la característica de los últimos tiempos, previo a la venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, es de engaño y de apostasía. Por lo demás, no hay registro en la escritura que nos anuncie avivamiento para estos tiempos.
El SENSUALISMO EN LA IGLESIA
“... En el postrer tiempo habrá...sensuales, que no tienen al Espíritu” Judas 18-19
La epístola de Judas es eminentemente apologética. Ciertamente un término que a muchos no les gusta debido al precio que hay que pagar. Sin embargo, la veracidad y vigencia de la infalible Palabra de Dios es realmente sorprendente. El último tiempo será caracterizado por las montoneras de sensualidad y el texto indica que aquellos sensuales, no tienen al Espíritu, lo que nos hace concluir que la cristiandad actual esta compuesta de una multitud que no ha nacido de nuevo, pero que simpatiza con este esquema y molde según los parámetros del mundo y no según la Biblia.
La palabra SENSUALES deriva del término griego “psikikoi” que traducido es “llevados por la mente natural”. Todos los seres humanos tenemos un lado de sensualismo, no obstante esta área ha de ser subordinada al espíritu. Esto es lo que justamente no esta ocurriendo en medio del pueblo de Dios. Frases tales como “yo creo, yo siento o yo pienso” y conceptos tales como pragmatismo, subjetivismo y sincretismo religioso, han reemplazado a las declaraciones categóricas de Dios en su Palabra. Las causas: La arremetida brutal de secularismo y de sensualidad dentro de las iglesias.
Sensualidad en el mundo
Esta es otra de las características que sobresale en los últimos tiempos; el culto al físico y al goce. Estamos en medio de una sociedad de gozadores y sibaritas que no escatiman nada con el fin de verse mejor y “disfrutar” la vida a cualquier precio. Aparecen ofertas a granel en hoteles, casinos, resorts y lujosos cruceros, en donde la gente concurre en medio de un frenesí de sensualidad y de algarabía.

Hoy es muy buen negocio la apariencia. La gente se preocupa de modificar su rostro y de cultivar su físico en gimnasios y centros de estéticas. Los hombres están preocupados de acrecentar sus músculos y de proyectar la clásica imagen de símbolos sexuales, mientras que las mujeres pretender quebrarle la mano al destino estirando sus arrugas e incrementando el volumen de sus pechos, glúteos y todo lo que sea necesario para asemejarse a figuras estereotipadas del cine y de la farándula.
Sensualidad en la Iglesia
Este mar de hedonismo y de sensualidad también es uno de los males que está invadiendo al pueblo de Dios. Hay muchos que en lugar de cultivar su espíritu, están preocupados de ir al gimnasio en lugar de congregarse.

Las reuniones de la cristiandad actual se han transformado en verdaderos espectáculos. Los cautivantes y rimbombantes eventos, son una verdadera alfombra roja del placer y del glamour muy propias del mundo. Es por esa razón, que el mundo oye a estas multitudes y acuden a ellas. De ahí que los líderes, presa del pragmatismo, vociferan que las estrategias están dando resultados, lo que importa no son los métodos, sino que el mensaje del evangelio.

Algunos argumentan que así como Pablo se hizo judío como judío para ganar a los judíos (1 Corintios 9:20), así nosotros debemos aplicar diversos métodos y podemos hacernos hiphoperos, raperos, rockeros, góticos, etc., para alcanzarlos a todos.
Los que plantean esta premisa, simple y lamentablemente están dando rienda suelta a su propia sensualidad. El ejemplo de Pablo no es argumento para defender lo anterior; Ser Judío nunca ha sido una moda, ni un estilo secular, y lo que el apóstol enseña en ese pasaje esta muy lejos de lo que hoy plantea el liberalismo religioso. Lo que va a convertir al pecador es exclusivamente la Palabra de Dios. El poder no esta en el que siembra, sino que en la semilla.
“La Letra mata, vino nuevo y lluvia tardía”
Estas tres declaraciones que aparecen en las Escrituras, están siendo utilizadas por algunos “teólogos” modernistas y liberales que pretender afirmar que Dios esta actuando en forma diferente en estos últimos tiempos, y que los evangélicos de la actualidad debemos abrir nuestra mente y dejar las tradiciones y los conceptos “legalistas” . Obviamente los sensuales, argumentan su postura en las Escrituras y hacen creer que todas sus enseñanzas vanguardistas tienen sustento bíblico.
El Sr. Marcos Witt, uno de los grandes exponentes de esta premisa, ha declarado abiertamente que honra todo lo que hicieron sus padres, sus abuelos, y todo lo que Dios ha hecho a través de ellos, pero insiste en que lo que esta pasando en la actualidad, se trata de un “nuevo camino y un nuevo día” Esto me hace recordar a la propuesta de la Nueva Era.
1. En primer lugar veamos el seudo argumento de la letra mata. Los evangélicos liberales dicen que esta enseñanza del apóstol Pablo se refiere a que el estudio exhaustivo, sistemático y perseverante de las Escrituras, matan al espíritu y crea iglesias muertas.
El texto señalado esta en 2 Corintios 3:6 y jamás enseña lo que algunos liberales defiendan. Lo que ahí presenta el apóstol Pablo, es una comparación entre el antiguo pacto de la ley (la letra) y el nuevo pacto de la gracia (el espíritu), y como bien sabemos, la ley condena, más la gracia de Cristo es la que salva. De ninguna manera se enseña la postura anti cristiana de que estudiar mucho la Escritura nos puede matar, es mas, es un insulto a Dios y a su Palabra.
2. En segundo lugar veamos el seudo argumento del vino nuevo. Los que elevan la postura sensual del supuesto avivamiento y de la nueva era del cristianismo, dicen que el vino nuevo es lo que Dios esta haciendo en la actualidad y que no puede ser puesto en medio de tradiciones y antigüedades evangélicas ( odres ). De ahí que deliberadamente han dejado obsoletos los himnos tradicionales y la conservadora forma de reunión y de culto, para reemplazarlos por este “vino nuevo” que, según ellos, se esta derramando sobre el pueblo de Dios.
Ahora bien, la Biblia en Mateo 9: 17 no enseña aquello. El Señor Jesús en respuesta a lo planteado por los discípulos de Juan, les presenta una extraordinaria comparación entre el antiguo y nuevo pacto y la incompatibilidad entre uno y otro. En otras palabras, la enseñanza apunta a que algo viejo ( odres viejos = La Ley ) no puede ser recipiente de la nueva dispensación de Dios para con el hombre (vino nuevo), por lo cual se necesita uno nuevo y eficiente ( odres nuevos = La Gracia ) Como vemos, una vez más se pretende torcer el relato bíblico para encajar una falsa y sensual enseñanza.
3. En tercer lugar veamos el seudo argumento de la Lluvia tardía. Esta enseñanza que se remonta desde los albores del movimiento pentecostal en Estados unidos, esta siendo nuevamente utilizada por gran parte de la cristiandad actual que dice que estamos recibiendo la “lluvia tardía” profetizada por la Biblia, por tanto hay que actualizarse y aplicar este rocío innovador lejos de tradicionalismos y liturgias muertas. De esta manera, afirman que las iglesias que no se moldean a estas nuevas propuestas, se ha quedado atrás y se han secado debido a que no están siendo refrescadas por esta extraordinaria lluvia.
Un pasaje de las Escrituras en donde se menciona esto de la “lluvia tardía” esta ubicado en Joel 2:23 y es uno de los predilectos por el neo – pentecostalismo. El asunto es, que tanto la lluvia temprana como tardía, en nada tiene que ver con un nuevo derramamiento del Espíritu Santo sobre la iglesia de Cristo, a menos que alegoricemos el pasaje y le demos una interpretación subjetiva.
En primer lugar debemos entender que en la tierra de Israel, el concepto de lluvia temprana y tardía, es un hecho natural y ha de ser comprendido en su descripción literal del relato. Las lluvias se manifestaban con extraordinaria exactitud, una entre el período marzo – abril y la otra en octubre – noviembre. Dios demuestra su infinita bondad y misericordia para con su pueblo, entregando este bendito rocío a su tiempo para bañar a tan áridas tierras.
En segundo lugar, debemos enfatizar que la promesa es dada exclusivamente a Israel. La iglesia no es Israel aunque muchos pretendan afirmar que es la “Israel espiritual” y que el antiguo pueblo ya fracasado, ha sido desechado por Dios. Esto es torcer las Escrituras y desconocer toda la revelación, olvidando las diferencias entre dispensaciones, debido a una deficiente interpretación bíblica.
Esta “nueva ola” de sensualidad dentro del pueblo de Dios es un síntoma de los últimos tiempos y del inminente regreso de nuestro amado Señor Jesucristo.
Aunque todo este mover pretenda pasarse por evangelio puro, utilizando disfraces, máscaras y maquillaje escritural, la eterna Palabra de Dios se encarga de desenmascararlo. Tal cual un billete falso que a primera vista se asemeja mucho al verdadero, tarde o temprano, se descubre su falsedad.
Así también, los sensuales que mutilan el cuerpo, que causan divisiones y que solo buscan satisfacer sus sentidos, tarde o temprano mostrarán su verdadera identidad, comprobando que no han nacido de nuevo porque no tienen al Espíritu.
Lamentablemente hay muchos hermanos que, sinceramente equivocados, están siguiendo a líderes presa de la sensualidad. Es increíble que esto pase y más aún cuando la infalible Palabra de Dios es insistente en este punto y tan clara por lo demás:
“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” 2 Timoteo 4: 3-4
Este tiempo se asemeja al del rey que presenció la caída de un gran imperio como lo fue Babilonia.
“El rey Belsasar hizo un gran banquete a mil de sus príncipes, y en presencia de los mil bebía vino”Daniel 5:1
Toda su gloria y potencia, estaba llegando a su ocaso.
El dedo santo de Dios anunciaba la venida del juicio; la arremetida inevitable e inminente de los Medos, quienes darían término a un paradigma de poder, de prosperidad y secularismo.

Esta experiencia relatada en el libro de Daniel, nos permite ilustrar los tiempos que nos ha tocado vivir. Existe una ola de secularismo acompañado de búsqueda de prosperidad y de anhelos de conquista sorprendentes, y no me refiero exclusivamente al mundo, sino que a este sentir enquistado en el seno de la iglesia.

Es una muchedumbre que esta de banquete y en medio de una embriaguez extraordinaria. Nadie esta decidido a detenerse y a meditar solo por un instante acerca del “dedo de Dios” que escribe en la muralla y que revela que hemos sido pesado en balanza y que hemos sido halados faltos.

En la actualidad, hay fuertes sones de fiesta, de algarabía y de entretención, tal cual como el banquete de Belsasar y los suyos, y todo, previo al juicio de Dios. Así es, todo se acomoda para que se cumpla la Escritura cuando dice:
“que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán” 1 Tesalonicenses 5:3

Sería una insensatez el no reconocer el que ahora se pregona una “lluvia de bendiciones”, de avivamiento, de conquista y de fiesta. Por ahí, ya se hizo popular el “grito de júbilo “, que se traduce en un fuerte “UUUUU” por parte de la multitud embriagada en esta fiesta, cuyo volumen de la música, impide escuchar la voz del Salvador que esta afuera, en la puerta , llamando a los suyos a salir de este banquete.

Amados hermanos, no estamos de banquete ni de fiesta. No nos engañemos; las muchedumbres y las largas filas de integrantes de la cristiandad de estos días, no es sinónimo de bendición, de conquista o de avivamiento. Por el contrario, es el indicio claro de una oleada brutal de secularismo dentro de la iglesia. Es por esta razón, que el mundo entra con tanto agrado a los templos, porque no hay ninguna diferencia; el banquete y la embriaguez es la misma con distintos nombres.
Que Dios nos ayude a seguir pregonando con firmeza y constancia la gloriosa verdad de su Palabra.
EL CINE Y SUS ATAQUES CONTRA LOS FUNDAMENTOS BIBLICOS

El problema de la mala interpretación de las sagradas escrituras, ha llevado a cometer excesos y falsas enseñanzas. La mezcla irresponsable entre el trato de Dios con su pueblo terrenal Israel y con su pueblo celestial, la iglesia, ha permitido la circulación de doctrinas erradas y torcidas por hombres indoctos e inconstantes, y que lamentablemente ha elaborado un enorme “caballo de Troya” que ha penetrado sutilmente en medio del pueblo de Dios, y a veces, cristianos sinceros, ni siquiera se han dado cuenta.

Como ejemplo tan solo citemos el caso de la película “La Pasión” de Mel Gibson, “La tumba perdida” de James Cameron, las declaraciones de la National Geographic respecto a un tal “evangelio de Judas”, hace varios años JJ Benítez con su “Caballo de Troya” y mas tarde Dan Brown con su “Código Da Vinci”. Todas, producciones totalmente anti bíblicas, sin embargo, muy bien recibidas por las mayorías de los creyentes, sin discernir el error.
LA PASION DE CRISTO
Recordemos el gran impacto que produjo esta película en medio del pueblo de Dios. Hermanos sinceros recomendaban dicha producción cinematográfica como un gran instrumento de evangelización. Se hablaba de personas que salían compungidas de corazón desde la sala al ver las conmovedoras escenas, lo que creaba una gran expectación frente a este film.

La verdad, que no se necesitaba ver más de cinco minutos esta película, para descubrir una evidente desviación de la fidelidad bíblica y un deliberado apego a la mariolatria romanista.
Esto nos permite elevar una gran preocupación por lo que esta pasando en medio del pueblo de Dios. Porque los mismos que se oponen a la voz apologética y de atalaya, son aquellos que no logran discernir entre la verdad y el error. Son los mismos que no lograron darse cuenta la carga satánica de esta producción que no es en nada apegada a los cuatro evangelios como lo reclama Mel Gibson.
En un entrevista, Gibson confesó que su guión esta basado en los escritos de una monja mística llamada Santa Ann Emmerich, quien en sus relatos que rayan en el ocultismo, revelan sus mística experiencia con apariciones de un supuesto “cristo”.

Cuando analizamos esta obra, descubrimos la clásica teología jesuita de Alfonso Maria de liborio con sus “Glorias de María”. El guión se encarga de enfatizar la participación fundamental que habría tenido María en la tarea de la redención. La muestra del vía crucis con sus estaciones y caídas de Cristo, más el católico romano término de “calvario”, son la tónica de esta película que no tiene nada de evangélica. Para que mencionar la ciencia ficción o el supuesto sometimiento del apóstol Pedro cuando él llama a María “madre”.


Cristo jamás llamó madre a María como lo reclama Gibson. María no fue la madre de Dios como Roma lo reclama. Ella fue la madre de Jesús; de la naturaleza humana de nuestro Salvador.
María no es nuestra co-redentora, co– salvadora o co–intercesora, el único y suficiente Salvador y Señor es Jesucristo.
“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”
1 Timoteo 2:5
LA TUMBA PERDIDA DE JESÚS
El año recién pasado, saltó al tapete la temática respecto a la persona de Jesús. En esa ocasión, se reabrió un libro lleno de especulaciones y misteriosas intenciones, para pretender desmentir el hecho extraordinario de la resurrección de Jesucristo.

El personaje de turno fue el cineasta canadiense James Cameron, quien presentó un documental sobre “La tumba perdida de Jesús” (The lost tomb of Jesus), y pretendió demostrar que Cristo no resucitó y que según investigaciones, se habría hallado una tumba en el año 1980 en Jerusalén y que, según los autores del film, contenía los restos de Maria, Jesús, Maria Magdalena y Judas, el hijo de ambos.

El negar la resurrección de Jesucristo y el de rebajar su persona al nivel puramente humano, no es algo nuevo. Esta inspiración diabólica proviene desde los tiempos del mismo Cristo. Los religiosos de la época negaban su divinidad y buscaban lapidarlo cuando él se igualaba a su Padre.
De la misma forma, negaron su resurrección, atribuyendo el hecho a un mero secuestro del cuerpo sin vida del Mesías.

Por otra parte, la masonería siempre ha negado el extraordinario acontecimiento de la resurrección. Esta diabólica logia, llena de simbología y de misterio babilónico, constantemente ha declarado en forma oficial que Jesús no murió en la cruz y que no existe tal resurrección; además de relacionar a los discípulos con los Esenios y cuanta mentira se les ha ocurrido. No me parecería extraño que este Sr. Cameron sea Masón.

Otra de las mentiras por siglos discutida, es la Divinidad de Cristo. Así como Dios lo exaltó, el diablo lo ha querido rebajar hasta lo sumo, utilizando a través de la historia a ministros fraudulentos e instrumentos de las tinieblas, quienes centran sus energías y estudios para decir que Jesús fue solo un hombre, que tuvo vida marital y es mas, se han atrevido a decir que él se bajó de la cruz y continuó su vida conyugal con María Magdalena.
El diablo es el padre de mentira y como tal, su siembra tiene ese sello. Los hombres aman mas las tinieblas que la Luz, y es por eso que aman la mentira mas que la verdad (Juan 3: 16-21), es por eso que cíclicamente aparecen estos mercaderes que utilizan la Biblia para escribir libros y guiones, y para enganchar a aquellos que buscan conocimiento y misterios.
¿Que dice la Biblia de la resurrección de Jesús?
Jesús estando en vida anunció que moriría y que al tercer día resucitaría. (Mateo 16:21; Mateo 17:23; Mateo 20:19; Marcos 8:31; Marcos 9:31; Marcos 10:33-34; Lucas 9:22; Lucas 18:31-33) Juan lo escribe de la siguiente manera:

“Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? Mas él hablaba del templo de su cuerpo. Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho” Juan 2:19-22

Como vemos, la declaración de Jesús y la aclaración de lo escrito por Juan es categórico. Jesús iba a morir y al tercer día iba a resucitar. Ciertamente, los religiosos racionales e incrédulos no pudieron ni quisieron creer. Es exactamente lo mismo que pasa ahora con esta oleada de racionalismo religioso.

Un punto interesante relacionado con el pasaje citado, es que los religiosos nunca se olvidaron de la enseñanza que anunciaba la muerte y resurrección de Jesús, porque una vez consumada la crucifixión y la sepultura, vemos a los mismos individuos rogando a Pilato, solicitándole una guardia en el sepulcro:
“Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato, diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré. Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis. Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia” Mateo 27:62-69

Los fariseos y los principales sacerdotes lograron que Pilato dispusiera de un piquete de soldados apostados en el sepulcro de Jesús. Su incredulidad y suspicacia, les hacía suponer que los discípulos robarían el cuerpo para decir al pueblo que Jesús había resucitado.
No obstante, este hecho gestado en el impío corazón del hombre, fue Dios quien lo permitió, y ha venido a ser, junto al testimonio del soldado que traspaso una lanza en el costado del Señor, un verdadero certificado de defunción y de sepultura de Cristo. Jesús murió, fue sepultado y resucitó al tercer día conforme a las escrituras ( 1 Corintios 15:1-4 ) Aun así, los hombres no creen que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente, y continúa siendo para ellos, solo un personaje envuelto entre misticismo, misterio y especulaciones.
Al tercer día se levantó de los muertos
Tal cual las escrituras lo anunciaban, Jesús resucitó y las mujeres fueron las primeras en enterarse. Ellas fueron a ungir el cuerpo de Jesús con especias y aromas, pero se llevaron la sorpresa de que su Señor no estaba. Tal vez ellas también se habían olvidado de que Cristo había dicho que al tercer día saldría victorioso de la tumba.

“Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro... Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor” Mateo 28:1-6

Luego de un gran terremoto, la piedra del sepulcro fue removida por un ángel del Señor, quedando al descubierto la más gloriosa de las escenas; El Señor Jesús había resucitado. La tumba estaba vacía, las mujeres atónitas y los soldados estaban temblando de miedo.

La otra versión
A pesar de la gloriosa escena, la incredulidad de los religiosos no se dejó estar. Al recibir el informe de los guardias, los principales sacerdotes y ancianos dieron mucho dinero a los soldados a fin de comprarle sus labios para divulgar “otra versión” de lo ocurrido en el sepulcro aquel amanecer.
“Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos. Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo. Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy” Mateo 28:11-15

La versión comprada por los religiosos, es la misma que sostienen muchos de los gnósticos y teólogos modernistas. Es tan importante que este hecho haya quedado registrado en las sagradas escrituras, porque nos permite comprobar que lo dicho ahora por El Sr. Cameron, no es nada nuevo y su origen proviene de las tinieblas.

Pruebas indubitables

Para los creyentes, el solo testimonio de la Santa Biblia es suficiente para fundamentar y acrecentar nuestra fe en el Señor Jesucristo. No necesitamos que la ciencia nos aporte antecedentes que refuercen nuestras convicciones, y asimismo, cualquier nuevo hallazgo u otra versión que pueda aparecer en relación a tal o cual acontecimiento bíblico y que apunte desmoronar nuestras creencias, jamás pondrán en jaque aquella fortaleza e inmutable roca en la cual Jesucristo nos ha puesto.
La escritura es abundante en precisar el asunto de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, porque luego de tan magno evento, Cristo se apareció a sus discípulos durante cuarenta días testificando con pruebas indubitables su victoria frente a la muerte.

“Pero Tomás... les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré. Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: !!Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” Juan 20:24-29)

Que necesario era que entre los discípulos existiera Tomas. El clásico individuo racionalista y que necesita ver para creer. Tomás estaba conciente que Jesús había muerto, pero no podía aceptar ni creer que había resucitado. La resurrección era algo imposible.
Sin embargo, Jesús se aparece en medio, y estando Tomás, revela las marcas de la cruz, certificándole tangiblemente que él había resucitado. Con esa escena, Tomás se rindió y reconoció el Señorío de Jesús y le adoró.

Las pruebas fueron muchas. Inclusive Juan dice que no fueron escritas en el libro, pero que el objetivo era uno y solo uno:

“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” Juan 20:31
Y Lucas agrega:
(Jesús)... “después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios” Hechos 1:3

Como hemos visto, la resurrección de Cristo fue un acontecimiento glorioso y que tiene suficiente y abundante argumento en la Biblia. No en vano es uno de los pilares de nuestra fe. Pablo le decía a los Corintios que si no hay resurrección, vana es nuestra fe y nuestra predicación ( 1Corintios 15:14 )
EL EVANGELIO DE JUDAS
“Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce”
Juan 6:70-71
Tal vez todos ya conocen la noticia que recorrió el mundo. La organización National Geographic publicó la traducción del papiro encontrado en la década del setenta y que correspondería al evangelio de Judas Iscariote.
En dichos escritos se revela una supuesta conversación entre Jesucristo y Judas, aclarando que este último no cometió traición, sino que su acto se debió a una expresa petición que Jesús le habría dado.

Esta noticia no nos debería sorprender, porque los intentos de reivindicar a Judas por parte de Satanás, han sido incesantes.
Todos recordaremos la célebre producción de Franco Zeffirelli “Jesús de Nazareth”, en donde, entre tantos desaciertos a los relatos bíblicos, aparece Judas como víctima y no victimario.

Pero ¿Qué dice la Biblia acerca de Judas? El texto que encabeza este comentario, nos revela con claridad y precisión quien fue Judas Iscariote. Jesús sabía que Judas lo iba a entregar y él mismo lo describió como diablo.

En otro pasaje (Juan 12: 6) el evangelio de Juan aclara que Judas era ladrón porque sustraía de la bolsa de los discípulos.

Pero dejando de lado todos los estudios y afanes diabólicos de la “prestigiosa” National Geographic, meditemos lo siguiente:

Judas fue un instrumento utilizado por Dios para que se cumpliese un hecho extraordinario: La muerte de nuestro de Nuestro Señor Jesucristo, sin la cual ninguno de nosotros gozaría de eterna salvación. Tal cual como aquel faraón a quien Dios le endureció el corazón y así mostrar su gloria y su poder en el proceso de la liberación del pueblo de Israel.

Así es. Dios es soberano para utilizar vasos para honra o para deshonra según sus propósitos (Romanos 9:17-21). Y así fue el caso con este Judas preparado de antemano para aquella traición que todos conocemos.
LA NECESIDAD DE LA APOLOGETICA

Si buscamos en el diccionario, encontraremos seguramente algo parecido a esta definición:
APOLOGÍA: (del lat. apología, y este del gr. apología) Discurso de palabra o por escrito, en defensa o alabanza de personas o cosas. Derivando de esa palabra, la APOLOGÉTICA (del lat. apologéticus, y este del gr. apologetikos) es la ciencia que se encarga de desarrollar, defender o exponer los fundamentos de la fe Cristiana.

Cuan necesario es la voz apologética dentro de la iglesia en tiempos de tanto ataques en contra de los fundamentos bíblicos. Lo que hemos observado, nos permite persuadirnos de que por la falta de atalayas defensores y propagadores de todo el consejo de Dios, el “Caballo de Troya” cuyo jinete es el mismísimo Satanás, ha penetrado impúdicamente dentro del pueblo de Dios, quien entre la entretención, el adormecimiento espiritual, pero a la vez, la algarabía y el carnal frenesí, no se ha dado ni cuenta.

La Biblia es casi en su cien por ciento apologética y la labor de los líderes de las congregaciones, es enterarse de lo que esta pasando fuera y dentro de la iglesia con el propósito de prevenir, alertar y proteger al rebaño de influencias, tendencias
Y doctrinas totalmente erradas. El llamado apostólico es el siguiente:
"Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio."
(2° Timoteo 4:1-5)

El nuevo testamento presenta suficiente argumento para sustentar la posición de que el postrer tiempo sería marcado por una fuerte apostasía, por espíritus engañadores y doctrinas de demonios.

Veamos algunos de los versos seleccionados:
“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.”“ Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” Mateo 7: 13-23

“Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.” Mateo 24: 3-5

“...que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición...” 2 tesalonicenses 2:2-3
“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;” 1 Timoteo 4:1

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.” 2 Timoteo 3:1
“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” 2 Timoteo 4: 3-4
“Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos” Judas 17-18
Como observamos, los textos son bastante claros y precisos. EL sostener esto como línea en la elaboración de los sermones, no es transformarse en “profetas del pesimismo” como algunas personas despectivamente lo han calificado, sino que es simplemente anunciar todo el consejo de Dios sin acomodaticios, ni miel, ni levadura.

Alguien dijo una vez: “ El pesimista es un optimista, pero bien informado...” Así es. El hombre fiel a la Palabra de Dios no puede torcer las escrituras ni anunciar sofismas o esperanzas falsas, por el contrario, este debe ser certero en entregar la voz de Dios tal cual lo revela su Santo Libro.
Los tiempos de engaños que nos ha tocado vivir, nos debe hacer meditar en que el regreso de nuestro amado Señor y Salvador Jesucristo esta a las puertas, ante lo cual nosotros como hijos amados de Dios, clamamos a gran voz: “¡Amén, Sí, Ven Señor Jesús!” Que así sea. Maranata.

Texto Preparado por Pablo J. Espinoza L.
Congreso CIEF enero 2008
SOLO POR GRACIA
PAGINA DE INICIO